Leyenda de María


Cuento

Fria y oscura es la noche
Solo María esta despierta
Acunando a su niño
Amorosa y atenta

“Oh, si pudiera una alegria al niño dar
Que vería una flor al despertar´´
Acuesta al niñito en el pecebre
José es quien te atiende

María se va caminando
En la noche oscura buscando
Busca, busca a su alrededor
Pero no encuentra ninguna flor.

Caminando llega a un rio torrentoso
Que olas teje en la orilla, revoltoso
“Oh, podría a este rio cruzar
Y al otro lado una flor encontrar.”

De repente surge del bosque
Un animal feroz
“Oh lobo tu que eres bueno
a la otra orilla a María has de cruzar
y segura la dejarás”

“Hoy no quiero agacharme
mi espalda donarte”
El lobo avaro
se va caminando encorvado.

“Tu no has llevado a María
El hambre a partir de ahora sera tu guía.
Caminaras de lugar en lugar
Con hambre y dolor sin parar.”

Llega el oso bondasoso
A traves del denso bosque
“Oh oso tu que eres bueno
a la otra orilla a María has de cruzar
y segura la dejarás”

“Placentero me agacho así
En mi espalda sitio hay para ti”
Y el buen oso trabajó
A la otra orrilla a María trasladó

“Llevastes a María con cuidado
Dormirás el invierno acomodado.
Escuchando las abejas en tu sueño
Cantaras con ellas rugiendo.”

Maria piensa en su niño Jesus
“Ojala una flor para el encontrara.”
Busca, busca a su alrededo
No encuentra ninguna flor.

Suave y silenciosa cae la nieve
Con cariño la tierra envuelve
cristalinas estrellas brillantes,
las enviadas de los angeles.

Y una estrella reluciente y brillante
en el regazo de María cae
Un trozo de musgo ha regalado
¡El niño con esto será alegrado!
¿Pero como he de regresar?¿A quien puedo preguntar?´´

Con majestuosos cuernos aparece
el ciervo blanco como la nieve
“Placentero me agacho así
En mi espalda sitio hay para ti´´

Y el ciervo salta con fuerza
Leva a María a casa de vuelta
caminando lentamente
frente al establo se detiene.

María la puerta abrió
Y el niñito se despertó
Sus ojos abrió
Y contento se rió.

Y mirando a la estrella de nieve
Una flor de ella brotó
en el musgo sus raices echó
con brillo y gozo floreció

Así nació en el musgo verde
La rosa blanca del invierno
Sobre el establo la estrella reluciente
Que mi corazon tanto quiere

Créditos: fotografía de http://movingthesoulwithcolor.com/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies