Crecer en la confianza de los recursos propios


artículo

El niño en el momento de nacer está dotado de una capacidad de movimiento que le vincula con el exterior, esta se despliega, es decir un movimiento da paso al otro, como si del transcurrir de una música se tratase, como el acontecer de la música no solo en el sentido lineal de la lectura de la partitura, si no también en lo que cada sonido implica a nivel sensorio, emotivo y espiritual. Cada movimiento no solo llama a la puerta del siguiente si no que ofrece al niño la íntima experiencia de si mismo, la satisfacción de lo conquistado con las propias fuerzas, la experiencia en tiempo real y presente, de las fuerzas de la naturaleza del mundo de la materia en el que quiere encarnar y todo lo que en el entorno le ofrece como consecuencia.

Cuando esta música ha resonado en la corporalidad, en el “instrumento” de este niño/a, el patrón de movimientos primitivos que trae consigo como certeza de su humanidad, da paso a aquellos que desde si mismo actualiza y trae al presente, conquista la posición erguida con las fuerzas de su propio ser y se aventura a dejar su huella en el mundo.

¿Qué puede un adulto madre, padre, educador hacer por un niño en este tiempo? Dejar a este músico tocar su partitura, no importa cuantos ensayos hagan falta para que suene con belleza esta música particular.  Respeto ante en trabajo que el niño está realizando. Respeto que implica confianza absoluta en que aquellas fuerzas que te han traído a la vida te permitirán abrirte paso en ella como te propongas. Respeto que significa decir con nuestro gesto y no con palabras, tu puedes, yo lo sé.  ¿Acaso un padre, madre, educador que “ayuda” al niño de 5 meses y lo sienta no le está diciendo con su gesto….como tú no puedes, yo lo haré por ti?, sirva esto como una humilde invitación a la reflexión…  aquel niño que ha recibido esta “generosa ayuda” se ha quedado sin saber en su cuerpo que movimientos hacen falta para llegar de una posición a otra….entonces en este escrito se queda un gran silencio que no pertenece a la música que el niño/a conoce. ¿De qué elementos podría llenarse este silencio? Tal vez stress, incomodidad, miedo, pasividad, tristeza, desgano, desesperación que se manifiesta en sucesiones de movimientos incontrolados…¿a qué suenan estos síntomas? ¿Tal vez a enfermedades de estos tiempos?

Se podría graficar esta experiencia en el niño/a  asemejándola a la de un conductor que conoce perfectamente la ruta de un punto a otro de una ciudad, a pesar de que nunca la ha hecho. Mientras va circulando por la mitad de esta, aparece “mágicamente” en el destino final ¿qué pasaría con él?, ¿no se encontraría acaso despistado y sin referentes?.  Si este conductor tuviera repetidas veces esta misma experiencia en diferentes rutas que iniciara, ¿qué creéis que pasaría?  Tal vez un día decidiera simplemente dejarse llevar al final de su ruta, sin hacer nada, terminaría por olvidar su trabajo, tal vez ni siquiera recordaría porque está delante de un coche…

Cada vez se oye más a las madres/padres/educadores decir, este niño no juega, este niño se aburre, este niño siempre se está quejando, nunca se está quieto….¿no será que al modo de aquel conductor, solo esté esperando a la magia que les lleve a su destino final?

Queriendo acompañar a un niño como madre, padre, abuela, abuelo o educador, tenemos la oportunidad maravillosa de aprender a observar. Tal vez un niño sólo necesita espacio delante de él, espacio que no es meramente físico, por supuesto, (no hablo de la habitación) si no también emotivo y de pensamientos.  Si no hay sitio, ¿cómo podía comprender desde el movimiento, que deseamos con todas nuestras fuerzas que venga para conocerle, que todo lo de él/ella nos interesa?

El amor nunca quiere para si mismo, siempre quiere para el otro. Si te veo y te amo ¿qué puedo querer para ti?

 

Sandra Chandía Riaño

Maestra Waldorf  – Madre de día

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies